jueves, 16 de febrero de 2012

Breve comentario sobre el modelo de las cinco fuerzas de Porter y sus limitaciones

Autores: Alberto Galarreta y Patricia Díez Muñoz

A día de hoy, somos muchos los que acudimos y echamos mano de las cinco fuerzas de Porter como herramienta de análisis estratégico con el fin de obtener una respuesta acertada ante las diferentes problemáticas que se nos presentan en nuestro quehacer diario (una posible inversión, introducción de un nuevo producto en el mercado, internacionalización de nuestras actividades….)

Es cierto, y no seremos nosotros quienes  pongamos en duda, que el modelo de las 5F’s de Porter es una fuerte herramienta para el análisis competitivo y sectorial y es una base muy útil para el análisis DAFO. Sin embargo, no es menos cierto que, en el entorno económico actual, puede resultar una herramienta de análisis estratégico un tanto estática, y que, tal vez se pueda quedar corta para analizar según qué tipo de empresas. Por tanto…

¿Somos conscientes de sus limitaciones?


En relación con lo comentado anteriormente, son varios los autores que han descrito algunas de las  limitaciones de este modelo. Así:

·        Tesis de Schumpeter: sostiene que el análisis 5F’s para sectores donde se producen rápidas innovaciones (tecnológicas y estratégicas) es bastante limitado.

·        Kim y Mauborgne: critican las propuestas tradicionales de Michael Porter, acerca de la opción entre diferenciación y liderazgo en costes como fuente de ventaja competitiva. Sostienen que en los océanos azules las empresas pueden generar valor a un coste bajo y a la vez diferenciarse.

Otras limitaciones observadas:

-          El modelo está planteado para el análisis de estrategias de negocios individuales, no para porfolios de negocios de grandes corporaciones.

-          No tiene en cuenta que una industria sea más atractiva por las empresas que la componen.

-          No plantea una flexibilidad y agilidad en el cambio radical de estrategias en los mercados.

-          No se plantea  la posibilidad de apertura de nuevos mercados que puedan sustituir a los existentes.
-          No recoge cambios ni tendencias de futuro.

-          Da excesiva importancia a la estructura de la industria para explicar la rentabilidad de las empresas.

¿Cómo convertir las 5F’s en dinámicas?

A lo largo del tiempo se han planteado diferentes modificaciones del modelo. Así:

§  Eduardo Bueno, propone incluir agentes de frontera como: administraciones públicas y el Estado, pues dependiendo del mismo, en cada país habrá mayor o menor propensión a monopolios, regulación de inversiones extranjeras, política arancelaria (que puede suponer una barrera de entrada).

§  Downes  y Mui, introducen tres nuevas fuerzas especialmente relevantes en la coyuntura actual: Digitalización, Globalización y Desregulación  (o regulación…).

§  Ghemawat propuso, en 1999 una sexta fuerza: los productos complementarios. Estos productos son entendidos como aquellos que incrementan el valor de un producto determinado. Los proveedores de estos productos complementarios crean valor para el sector y pueden ejercer poder de negociación (ver en el libro de Robert M. Grant, Dirección Estratégica)

§  Otros autores proponen incluir en el análisis sectorial los productos alternativos. Los alternativos tienen funciones y formas diferentes a los sustitutivos, pero cumplen el mismo objetivo. Por ejemplo, decidir entre ir al cine o a un restaurante, un sábado por la noche, es algo alternativo, no sustitutivo. Y evidentemente, los cines y los restaurantes, aunque no directamente, compiten por nuestro tiempo de ocio…

§  En los tiempos actuales, y debido especialmente a la crisis económica, adquiere especial importancia como una fuerza sectorial de alto impacto el poder de negociación con la banca.

En definitiva y para concluir este breve comentario, lo que se ha intentado  poner de manifiesto es que, a pesar de la gran relevancia y utilidad de las cinco fuerzas de Porter, no podemos obviar, a la hora de su utilización, sus limitaciones con el fin de poder hacer un análisis más completo y acertado.

Un saludo. Alberto Galarreta y Patricia Díez Muñoz

1 comentario:

  1. Excelentes reflexiones y excelente blog.Enhorabuena Alberto

    ResponderEliminar