martes, 4 de septiembre de 2012

Sugerencias estratégicas desde el DAFO Cruzado


La estrategia de la empresa se concibe como el nexo o vinculo que une a la empresa y su entorno y que permite a esta desplegar sus recursos y capacidades de la forma más adecuada para alcanzar sus objetivos en el medio-largo plazo.

En este cometido adquiere importancia como herramienta analítica el ya conocido por todos Análisis DAFO, que nos permite clasificar en cuatro categorías determinados factores que pueden influir a la hora de determinar una estrategia empresarial.

Así, las cuatro categorías son: Debilidades, Fortalezas, Amenazas y Oportunidades, refiriéndose las dos primeras a los aspectos internos de la empresa y las dos últimas a los aspectos externos de la misma.

¿ Es suficiente con detectar categorías y factores?

 
No me voy a extender en analizar cada una de las cuatro categorías y posibles factores porque considero que la mayoría de vosotros ya los conocéis y el acceso a los mismos es fácil tanto en manuales como enlaces de internet.

Sin embargo, si  considero que lo verdaderamente importante de esta herramienta de análisis estratégico, no radica en una mera clasificación arbitraria de los diferentes elementos sino en analizar con rigor, profundidad y minuciosidad los mismos para poder llegar a obtener conclusiones válidas y acertadas.

De este análisis exhaustivo y de la consideración de sus implicaciones debemos obtener las denominadas Sugerencias Estratégicas que orienten nuestra forma de proceder a futuro.

¿Cómo se obtienen estas sugerencias estratégicas?

1.     El primer paso, como he indicado anteriormente, es un estudio serio y pormenorizado de las categorías y factores.
2.     Posteriormente debemos “entrelazar” la información obtenida en los cuatro factores dando lugar al denominado DAFO Cruzado.

El objetivo es obtener unas pautas que diseñen el “camino estratégico” a seguir.

¿Cuáles son o cuales pueden ser esas sugerencias estratégicas?

Lo lógica nos dice que para obtener  una estratégica empresarial adecuada es necesario aprovechar las fortalezas para poder explotar las oportunidades y evitar las amenazas que pueden tener relación más estrecha con las debilidades. Así mismo, lo ideal, aunque de más difícil obtención, sería convertir las debilidades en fortalezas y la amenazas en oportunidades.

En definitiva las líneas estratégicas deberían ser en un primer momento:

1.     Mantener fortalezas
2.     Corregir debilidades
3.     Aprovechar oportunidades
4.     Reaccionar frente amenazas

Siguiendo con este planteamiento obtendríamos  las siguientes líneas de actuación:

1.     Par de éxito: Aprovechar oportunidades apoyándose en fortalezas (sugerencias ofensivas).

Fortaleza + Oportunidad =  Sugerencia Ofensiva

2.     Par de adaptación: Incapacidad de aprovechar una oportunidad por la existencia de una debilidad (sugerencias adaptativas o de reorientación).

     Debilidad + oportunidad = Sugerencia adaptativa

3.     Par de riesgo: Existencia de una amenaza que puede apoyarse en una debilidad manifiesta (sugerencias de supervivencia).

Debilidad + Amenaza = Sugerencia de supervivencia

4.     Par de reacción: Posibilidad de apoyarse en una fortaleza para reducir la posibilidad de una amenaza (sugerencias reactivas o defensiva).

            Fortaleza + Amenaza = Sugerencia Reactiva o defensiva
 
 
 
En definitiva, para hacer un planteamiento estratégico valido no basta con enumerar factores (por cierto, uno de los errores más comunes que se producen) sino que debemos ir un paso más allá analizando los mismos, entrecruzándolos porque…
para actuar es necesario primero comprender.

Un saludo Alberto Galarreta

2 comentarios: